¿SENTIRSE PROTEGIDO O DESPROTEGIDO?

Viernes 06 de enero de 2023. ESSALES FMA CAM

   La sensación de desprotección a menudo, acompaña a la persona adulta, cuando ésta de pequeña no ha tenido el afecto suficiente de parte de sus cuidadores.

   Cuando las personas que han estado a cargo de la crianza de un niño o una niña, se muestran distantes emocionalmente, indiferentes o incluso muy «duras» con los castigos, ya sea por no haber desarrollado las habilidades necesarias de expresión de emociones y cariño o por escasez de tiempo, el vínculo de afecto no sé construye adecuadamente y estos niños se convertirán en adultos desprotegidos, inseguros y con la necesidad de llenar el vacío de afecto.

   En esta construcción de la seguridad personal y la sensación de protección que nos acompaña durante la vida, la figura del padre es de vital importancia, pues es quien acoge, abraza y enseña al niño/a, con su cariño y presencia, que, no importa lo que pase, él estará ahí y por tanto, no tiene por qué temer; este aprendizaje en la infancia, es de suma importancia.

   En el papá de Madre Mazzarello (José), reconocemos una presencia emocional, que garantizó mucha seguridad en la vida de sus hijos. En Maín descubrimos de manera muy significativa como la ayudó a formar su personalidad, hizo de ella una persona segura de sí misma y segura de la presencia amorosa de Dios.

pexels-pixabay-159653

Los procesos de canonización de Madre Mazzarello reportan testimonios interesantes sobre este aspecto:

pexels-pixabay-159653

   El Padre era “un santo hombre que iba a la comunión todos los domingos, sin ningún respeto humano”, “era persona de sano criterio”; “decía ella misma que debido a los cuidados paternos en ella existía algo bueno” (Summarium, 11, 75, 362).

 Si eres padre o madre de familia, no dudes en expresar a tus hijos el amor inmenso que les tienes, con palabras y gestos de cariño ayudándoles a sentirse protegidos.

  Vive tu salesianidad, dando a conocer está importancia de una crianza basada en la presencia emocional.

«No basta amar, es necesario que el otro sé de cuenta que es amado». (Don Bosco)

¡Sé salesiana/o HOY!

¿Buscas más contenido salesiano?

¡SÍGUENOS!​

¡Síguenos en nuestras redes sociales!, haz click en cada ícono para conocernos